Skip to main content

El Alcohol y la Diabetes - Cuidados

El Alcohol y la Diabetes - Cuidados

No es necesario que deje de beber completamente solo porque tiene diabetes. Comprender cómo el alcohol afecta sus niveles de glucosa es la clave para evitar cualquier problema, teniendo en cuenta que las complicaciones de salud fatales debido al uso de alcohol son raras en personas con diabetes. De manera general, estos problemas se producen cuando la persona está con la consciencia muy alterada debido al abuso de la bebida y no reconoce que su glucosa está peligrosamente baja (hipoglucemia severa).

Si usa insulina, tendrá que ser muy cuidadoso con respecto a la cantidad de bebidas alcohólica que puede ingerir. Algunos fármacos, en particular la metformina, interactúan con el alcohol, lo cual podría causar problemas. Estas bebidas también son muy calóricas, por lo que es una buena idea eliminarlas si está tratando de perder de peso. Existen además algunos pasos sencillos que puede seguir para beber de forma moderada.

¿Por qué es peligroso beber demasiado alcohol?

El alcohol obstaculiza la habilidad del hígado para producir glucosa, ya que este se ocupa en degradar el alcohol que fue ingerido; la producción de algunas de las hormonas que ayudan a aumentar la glucosa también se ve afectada y su efecto reducido. Estos factores biológicos asociados aumentan el riesgo de hipoglucemia (bajo nivel de glucosa). El efecto durará el tiempo necesario para que el hígado degrade el alcohol presente en su cuerpo. Por lo tanto, si ingiere bebidas alcohólicas durante la tarde, puede correr el riesgo de tener hipoglucemia durante toda la noche y también en la mañana siguiente.

Si está utilizando insulina, hable con su médico sobre cómo ajustar la dosis de la medicación después de la ingesta de alcohol. Una de sus recomendaciones podría ser emplear una cantidad inferior tanto antes de acostarse como antes del desayuno, con el fin de evitar la hipoglucemia. Además, tenga en cuenta que deberá ser capaz de pensar con claridad para que pueda administrar la cantidad correcta de insulina en el momento adecuado y que deberá estar alerta para reconocer si está sintiéndose mal porque sus niveles de insulina están bajos o porque está entrando en estado de hipoglucemia alcohólica.

Todos debemos tener cuidado con la cantidad de alcohol que ingerimos, pero si tiene diabetes deberá tomar precauciones extra. Siga nuestras recomendaciones para beber moderadamente y será capaz de disfrutar de una bebida y, al mismo tiempo, reducir la probabilidad de complicaciones.