Skip to main content

La Diabetes de Tipo 2

La Diabetes de Tipo 2

La diabetes de tipo 2 también se denomina "diabetes del adulto", pues, por lo general, se desarrolla tras los 40 años. Desafortunadamente, debido al cambio de estilo de vida a lo largo de las últimas décadas, más jóvenes han sido diagnosticados con la enfermedad. La mayoría de las personas con diabetes de tipo 2, tuvieron sobrepeso durante un largo período. Esto puede llevar a una producción de insulina cada vez menos efectiva, lo que se denomina "resistencia a la insulina". Así pues, el nivel de glucemia empieza a subir y es posible que sea necesario el tratamiento con insulina para controlar la glucemia.

El tipo 2 se conoce asimismo como la aparición tardía de la diabetes, ya que, por lo general, sobreviene después de los 35 años. Aunque la producción de insulina no desaparezca por completo, el cuerpo se vuelve más resistente a ella. En este caso, las pastillas pueden ser necesarias para equilibrar los niveles de azúcar. Los fármacos utilizados en el tratamiento actúan mejorando la sensibilidad del cuerpo a la insulina o incrementando la liberación de insulina en el páncreas.

La dieta y el control de la obesidad igualmente son muy importantes cuando se trata de la diabetes de tipo 2. En las fases iniciales de la enfermedad, el uso de inyecciones de insulina es raro; sin embargo, a pesar de que la diabetes de tipo 2 es caracterizada como no insulino-dependiente, mucha gente necesita tratamiento con insulina en una fase posterior.

Posibles causas de la diabetes de tipo 2

Contrariamente a lo que algunos piensan, la diabetes de tipo 2 no es contagiosa, ya que no se puede “contraer”. Tampoco es causada por comer demasiado azúcar. A pesar de ello, los dulces son ricos en calorías y pueden dar lugar a un aumento de peso, que es uno de los factores que pueden desencadenar la enfermedad. Esté atento. Si usted presenta algunos de los siguientes factores de riesgo, es posible que desarrolle la diabetes de tipo 2:

  • Sobrepeso, especialmente alrededor de la cintura.
  • Padres o parientes próximos con diabetes de tipo 2.
  • Fumar.
  • Dieta poco nutritiva.
  • Historial de colesterol alto u otras grasas en la sangre.
  • Historial de problemas cardíacos.

La diabetes de tipo 2: tratamiento

Aunque la mayoría de las personas con diabetes de tipo 2, ocasionalmente, necesiten tratamiento con insulina, hay muchas maneras de ayudar a postergarlo el mayor tiempo posible. Los equipos de salud suelen recomendar una o más de las siguientes medidas para ayudar a controlar la diabetes de tipo 2:

Cambie su alimentación y forma de comer: prefiera porciones menores de comida, y comidas con poca grasa y carbohidratos (azúcar, pan, pastas y papas).

Haga actividades físicas regularmente: trate de caminar o correr. CONSEJOS: involucrar a amigos en las actividades o participar en equipos de deportes hacen el ejercicio más divertido.

Tratamiento con metformina: esta es la principal medicina para tratar los altos niveles de glucemia en personas con diabetes de tipo 2.

Tratamiento con glitazonas: esta es una nueva forma de medicina, que no se puede emplear en el tratamiento de niños.